HONESTIDAD:
Actuar en la verdad y honradez, dentro del marco legal anteponiendo el
beneficio del cliente.

CONFIDENCIALIDAD:
Discreción absoluta sobre el conocimiento que se tiene del patrimonio
del cliente.

PRUDENCIA:
Buscar el equilibrio entre los riesgos y oportunidades que se presentan,
cuidando el patrimonio que nos ha sido confiado.

PROFESIONALISMO:
Actuar de manera ética a través de responsabilidad,
capacidad y experiencia buscando la excelencia en el servicio.

INDEPENDENCIA DE CRITERIO:
Elegir libremente la mejor opción de inversión, a través de un fuerte
sentido de profesionalismo siempre con el fin de buscar beneficios para
el cliente.

calores2